Etiquetas

jueves, 20 de septiembre de 2018

Casi a punto






Mi verano ha sido infinitamente mejor de lo que yo esperaba en lo personal pero también mucho peor de lo que me gustaría para mi proyecto de perder 30 kilos. Como dice mi querida compañera de batallas Pili - en este enlace podéis ver su blog- todo lo que voy a contar a partir de ahora no puede ser ejemplo de nada ni de nadie pero son mis debilidades y creo que tengo que compartirlas, al igual que mis éxitos, si quiero ser honesta:

  • Empecé el verano feliz de mis logros -había bajado 10 kg- y con propósito de enmienda y casi lo consigo... la primer semana.
  • Empecé comiendo pan en las comidas, comida y cena. Y pipas por las tardes. Y galletas para desayunar. Aún así no noté que engordara.
  • Cuando empecé a salir con las amigas me propuse no comer gominolas -sí, a mis 39 años sigo comprando gominolas cuando salgo con mis amigas 😏-y lo cumplí, pero mi chupito de crema de orujo con todas sus calorías no me lo quitaba nadie como si no hubiera bebidas sin azúcar o infusiones con hielo.
  • En agosto empecé a trabajar en un bar, genial, porque así me movía pero claro... tenía los pinchos tan a mano que mal se tenía que dar la tarde para no comer un poco de tortilla, unas croquetas...Un vinito y unos frutos secos al terminar... Con lo que logré controlarme fue con los helados, menos mal. 
  • Las consecuencias de comer mal no se hicieron esperar: estreñimiento, gases, hinchazón, y el vestido que empezaba a apretarme a la altura del pecho primero y de la cintura después. 
Y así llegué a mediados de septiembre y la vuelta a la rutina. Ahora me da miedo ir a pesarme. Pero miedo, miedo. Así que me paso el día ideando estrategias para arreglar en dos semanas lo que he estropeado en dos meses: que si hacer un día a fruta, que si un día a batidos, que si tengo que volver a andar... 
Iré a pesarme la primer semana de octubre, calculo 93...o más. Jo, me siento fatal. Pero ya está hecho. Ahora a pensar en que puedo hacerlo mejor, mucho mejor que este verano y mejor incluso que el año pasado. 
Si alguien más quiere adelgazar y compartir sus experiencias, será genial, juntos es mejor. Os lo digo yo que he encontrado en este blog una herramienta indispensable. Gracias por leer. Hasta pronto. 

1 comentario:

  1. Hola!

    Mujer, es normal subir un poco en verano y más si tienes a mano croquetas y tortilla, qué ricas.

    No te sientas mal, no. Ahora sigues como hasta hace dos meses y ya está. Lo hiciste muy bien, yo pienso que perder lentamente desespera pero después es muy difícil recuperar los quilos. Es la mejor estrategia. Y si un día comes croquetas, pues no pasa nada, también hay que disfrutar.

    Ah! Déjate de batidos, mejor mastica despacio, gastarás más energía.

    Te acompaño Rocío, vamos a por unos quilitos menos.

    Besos y hasta pronto.

    ResponderEliminar

Todo el mundo puede comentar de forma anónima o con vuestro perfil. Estoy segura de que la mayoría de la gente es responsable y no es preciso moderación. Gracias.