sábado, 17 de marzo de 2018

En tierra de nadie

La verdad es que no estoy haciendo dieta aunque sigo yendo a pesarme. He sucumbido a mi apetencia de azúcar y aunque en las comidas principales respeto las recetas que me da la dietista no puedo decir que esté controlando lo que como. Los resultados no se han hecho esperar, la semana pasada apenas había bajado 200 gramos a pesar de que había aumentado mi actividad física considerablemente y esta semana he subido 700 gr.

Mi primera reacción fue decir que lo dejaba. Estoy en el punto que estaba en noviembre con a diferencia de que cuatro meses de dietista me han costado 160 euros que en mi presupuesto es mucho.

Pero tengo miedo a que si lo dejo sea aún peor. Ahora la obligación de irme a pesar una vez a la semana me sujeta un poco pero es posible que sin ese control, ese miedo a la vergüenza que me provoca ir y no haber cumplido un objetivo mínimo, recupere todo lo que he perdido.

La dietista me dijo que esta semana hiciera dieta un poco por mi cuenta pero que, sobre todo, apuntara todo lo que como. Su discurso me tocó un poco: "No creo que estos cuatro meses que has estado subiendo y bajando te hayas sentido mejor. Pero sí creo que si te pones ahora en serio y dentro de cuatro meses pesas diez kilos menos, que es una meta realista, te vas a sentir mucho mejor".

Con esta reflexión he vuelto a casa. No sé que voy a hacer. De momento, hoy no es un buen día.


6 comentarios:

  1. Hoy no es un buen día pero mañana y los que siguen sí. Confía, sigue con el zumba, muévete, organiza bien tu agenda y, en lo de comer... no soy quién para dar lecciones, ya ves que no bajo peso ni de coña.
    Imagina que dentro de 4 meses pesas 10 kg menos, genial, no? ¿Empezamos? La semana que viene tú y yo pesaremos un poquito menos, y la otra, y la otra... hasta el verano.
    Si quieres, me pasaré más por aquí.
    Besos y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Pili. Una parte de mi dice que me de la oportunidad cuatro meses más, que no tengo nada que perder... la otra me dice que nunca lo voy a conseguir y creemé que si lo estético me preocupa la salud también, el verano pasado, con más de 100 kilos, notaba un dolor en la parte baja de la espalda que tengo que reconocer que cuando bajé de los 98 empezó a desaparecer.
    A ver que pasa esta semana. El sábado volveré a pesarme y confío en tener en orden mi cabecita para entonces. Mil gracias Pili, de verdad. Y tu sigue como vas que vas muy bien, como tu me has dicho a mi tantas veces aunque sea despacio pero lo importante es ir bajando.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. No la dejes porque es la única forma de llegar al peso que deseas. Si no te gusta la dietista o la dieta pues la puedes cambiar o intentar hacer más ejercicio para compensar. Hay que mentalizarse que para adelgazar es necesario llevar unos buenos hábitos. Y si ahora abandonas, más adelante puede ser que te sientas mal, a mí al menos me ocurría. Yo me pasé media vida a "dieta", empezaba e igual estaba una temporada haciéndolo bien hasta que una semana no perdía peso o me engordaba, entonces me venia abajo y arrasaba con todo... Me entraba ansiedad y ya abandonaba la dieta y me ponía a comer lo que no me convenía, por eso al final recuperaba el peso perdido y algunos kilos de más de regalo. Y después de liarla, pasados unos meses, cuando ya me veía con fuerzas para comenzar de nuevo, me volvía a poner otra vez a dieta pero acababa ocurriendo lo mismo. Hasta que decidí cambiar de mentalidad, así no podía seguir. Dejé de darle importancia a lo que marcaba la bascula, a no hundirme si perdía peso de forma muy lenta o si una semana no me iba bien, simplemente seguia a lo mio sin que nada me afectara. ¿Y sabes qué? Lo conseguí!! Me quede en mi peso ideal y eso que al principio parecía imposible porque tenia que perder más de 40 kilos... Y he estado manteniéndome varios años y genial, en ese tiempo no tuve problemas ni efecto rebote. Lo que pasa que hace un año tuve un accidente, bueno una caída y he pasado meses que me costaba mucho moverme y al verme tan mal de salud volvió la ansiedad por comer. Fue como si pagara mi malestar con la comida, entre eso y que apenas podía caminar... Pues venga a recuperar peso. Después de Navidad quise empezar a cuidarme otra vez pero a las pocas semanas ya lo deje, me acababa dando atracones. He decidido que tengo que cambiar, no quiero que esto se me vaya de las manos. Si en el pasado pude hacerlo, ahora también. Ademas que en mi caso ya no es solo por estética, es también por salud. Lo que pasa es que no se como controlar la ansiedad, últimamente siempre me paso con las calorías, a veces me cuesta mucho. Aún así yo creo que tu deberías hacer lo mismo y darle otra oportunidad a la dieta, las dos (bueno las tres, incluyo a Pili) queremos adelgazar y la única forma de conseguirlo es ponerse a ello y no verlo como algo negativo, al contrario, es una forma de cuidarse y ganar salud. Si continuas haciendo dieta, en verano te verás mucho mejor, con menos peso y estupenda, habrá valido totalmente la pena. Por experiencia te digo que es mejor seguir haciendo dieta aunque haya semanas que se pierda poco, que dejarla y comer lo que te apetezca pero ir viendo que no adelgazas o incluso te engordas. A la larga, si lo que de verdad quieres es perder peso eso te va a poner triste. Y yo sé que se puede lograr porque yo lo conseguí en su día y pienso que las tres podemos llegar a nuestra meta. Lo creo de verdad. Simplemente no hay que hundirse, la clave está en ser constante. Puede haber semanas malas pero tambien muy buenas. En tu caso al menos podrias intentarlo hasta el verano, no pierdes nada y sin embargo puedes ganar mucho. Bueno mentira, vas a perder peso... Perder para ganar!! Mucho animo guapa, a ver si conseguimos hacerlo bien... A mí me va a costar pero no puedo seguir así, tengo que pensar en mi salud y calidad de vida, aparte de volver a mirarme al espejo y verme bien. Ya nos contaras!! Besos.

    ResponderEliminar
  4. Hola! Ves Rocío? Esta chica tiene toda la razón, no lo ha podido explicar mejor. De aquí al verano tenemos tiempo de perder 3, 4, 6 kg, hasta 10 kg si somos constantes y hacemos ejercicio.
    Un beso
    Por cierto, quien será esta persona anónima y tan sensata?

    ResponderEliminar
  5. "Por experiencia te digo que es mejor seguir haciendo dieta aunque haya semanas que se pierda poco, que dejarla y comer lo que te apetezca pero ir viendo que no adelgazas o incluso te engordas. A la larga, si lo que de verdad quieres es perder peso eso te va a poner triste. Y yo sé que se puede lograr porque yo lo conseguí en su día y pienso que las tres podemos llegar a nuestra meta". Me quedo con esta frase entre las muchas llenas de esperanza y sensatez, como dice Pili, que has escrito.

    Creo que estoy metiendo mi crisis en vereda. Son dos los pensamientos que me guían ahora, uno el miedo al fracaso, porque yo he estado convencida durante mucho tiempo que esta vez iba a alcanzar esos 70-75 kilos que son mi peso saludable. Estaba convencida y de pronto vi que no, y que no, y que no... pero como decís, abandonar tampoco es la solución, así que habrá que seguir.
    Pili me ayuda porque veo que es increíblemente constante, y este nuevo testimonio es maravilloso porque comparto con el muchas cosas pero el más importante que tenemos (tu has tenido) que luchar con un sobrepeso de más de 30 kilos. Son palabras mayores.
    Gracias por devolverme la esperanza.
    Ojalá, ojalá, y os aseguro que ese ojalá surge de lo más profundo de mi, algún día mi testimonio también pueda inspirar a alguien.
    Un abrazo a las dos.

    ResponderEliminar
  6. Hola!
    Qué tal la semana?
    Yo creo que estoy igual, he andado mucho y he comido tirando a demasiado, jeje. Demasiado para perder peso, claro, tampoco es que me haya pasado tres pueblos.
    Después de semana santa volvemos a la carga.
    Besos!

    ResponderEliminar

Todo el mundo puede comentar de forma anónima o con vuestro perfil. Estoy segura de que la mayoría de la gente es responsable y no es preciso moderación. Gracias.