Etiquetas

martes, 9 de enero de 2018

El viaje pendiente



Permitidme que empiece el año hablando un poco de mi y no sólo de mi peso. Nunca empiezo el año haciéndome propósitos pero este año voy a hacer una excepción. Hace tiempo que me di cuenta de que tengo un viaje pendiente y es el que separa a la mujer que soy de la que quiero ser -más en esta entrada-.

Cuando empecé a ir a zumba evitaba el espejo poniéndome detrás de una columna. Pero con el tiempo, los bailes me obligaron a salir de mi zona de confort. Ahora me miro, y me veo, y me doy cuenta de que no soy tan torpe, ni tan lenta ni tan arrítmica como yo pensaba -a pesar de que mis bailes parecen una parodia del original-. Y pienso qué diferentes serían las cosas si hubiera empezado a hacer baile con 20 o con 22 o con 24. Y me reprocho no haberme cuidado más, no haberme querido más. Pero luego me digo que vale ya de reproches. Qué he llegado a tiempo, que lo importante es que estoy ahí, frente al espejo, dejando que la música me lleve con más o menos gracia por la sala de baile y que si persisto podré mejorar mucho. Y eso me motiva. Y me esfuerzo, y trabajo la expresión corporal con las canciones lentas, y la respiración cuando hacemos estiramiento, y el ritmo en las canciones más movidas. Y me esfuerzo en aceptarme como soy y me prometo cada vez que me miro al espejo que pronto tendré otro perfil, que me lo debo.

No puedo por menos de animaros a que hagáis zumba, de verdad. Sin mirar a los lados. Que no tengáis que pensar dentro de un año o dos, como pienso yo cada día, por qué no empezaría a venir antes.

NO quiero adelgazar para que los demás me vean más guapa. Quiero adelgazar porque eso me va a hacer sentir mejor conmigo misma. Porque no quiero que mi cuerpo sea un extraño, quiero reconciliarme con mi cuerpo, cuidarlo, mimarlo, disfrutarlo cuando camino por la calle, cuando bailo, cuando ando semidesnuda por casa... no tengo un cuerpo, soy un cuerpo, y no puedo seguir viviendo ajena a él.

Por último, desde que dejé de ir a la dietista he cogido peso y no voy a ir ya mismo por motivos económicos. Empezaré por mi cuenta y en febrero vuelvo a la bascula y a actualizar mis pesos.
De momento voy a empezar por incorporar una tabla con el perímetro de mi cintura. Algo que me da un miedo terrible hacer pero, tal y como me he propuesto, no puedo seguir viviendo mirando para otro lado.

En mi próxima entrada pondré algún ejemplo de menú. Hasta prontito.


3 comentarios:

  1. Me alegro mucho de que la zumba te guste tanto y de que se haya convertido en un hábito saludable para ti.

    No te preocupes mucho de la subida de peso, intenta volver al redil cuanto antes y a disfrutar de otros 5 kg menos.

    Besos y hasta pronto!!!

    ResponderEliminar
  2. Ah!! La entrada motivación SOS no se puede leer. Supongo que ya lo habrás visto.... ;)

    ResponderEliminar
  3. Gracias Pili por pasarte. Esa entrada la eliminé porque me pareció un poco pesimista, un mal día, ya sabes.
    Un besazo. ;)

    ResponderEliminar

Todo el mundo puede comentar de forma anónima o con vuestro perfil. Estoy segura de que la mayoría de la gente es responsable y no es preciso moderación. Gracias.