lunes, 20 de febrero de 2017

Una gota no hace océano, pero ayuda.

Creo que no me sentiré completamente bien hasta que pueda ponerme un vestido largo de gasa de esos que los blogs de moda definen como "románticos" y no parecer una mesa camilla. Pero hasta que ese día llegue, que llegará, ni puedo ni quiero abandonarme porque sentirse bien con uno mismo es fundamental, porque si sentimos que podemos estar atractivos empezaremos a hacer cosas que nos lleven a estar atractivos y al final estaremos atractivos para nosotros y para los demás, estoy segura. En la vida la mitad del camino es actitud. Esa actitud que a mi me ha faltado durante la mayor parte del tiempo.
Bien, hacía años que no me cambiaba el pelo... hoy fui a la peluquería, no se como lo vivirán los hombres pero para las mujeres creo que la peluquería es terapéutica. Odio el tiempo que paso allí delante del espejo, porque no me gusta mirarme, pero cuando acaban y salgo a la calle siento que piso más fuerte. Así que, en lo que busco el momento adecuado para empezar en serio a perder peso, voy disfrutando de estos pequeños cambios. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todo el mundo puede comentar de forma anónima o con vuestro perfil. Estoy segura de que la mayoría de la gente es responsable y no es preciso moderación. Gracias.