Etiquetas

lunes, 6 de febrero de 2017

Sin prisa pero sin pausa

Necesito un golpe de efecto que me motive por eso voy a comenzar con una dieta de choque. 

El año pasado entre marzo y septiembre adelgacé 10 kilos. Perdí el apetito por causas emocionales. Necesité tratamiento para volver a la normalidad y, a partir de septiembre, empecé a recuperar peso a una velocidad vertiginosa.

En noviembre me apunté al gimnasio en un intento desesperado por mantenerme pero no sirvió de mucho porque estoy comiendo alimentos muy calóricos.

Esta mañana me he puesto una chaqueta negra que llegó a quedarme grande ¡y no me valía!

Salí de casa a cumplir con mis obligaciones y, a la vuelta,  he decidido empezar con una dieta depurativa de que me haga más ligera sin importar ni cuánto peso ni si adelgazo. La verdad es que, ahora mismo, prefiero no saber lo que peso, simplemente quiero sentirme más ligera, y por ahí voy a empezar.

Antes de ir a la compra escojo los batidos que creo que más me van a gustar y selecciono ingredientes. No soy muy estricta, es decir, que si tengo en casa canónigos pues los termino antes de comprar espinacas o lechuga. Tampoco hay que volverse loco.

BATIDO 1: dos kiwis, una manzana, cinco hojas espinacas, un plátano, medita taza de zumo de manzana.

BATIDO 2: una manzana, dos naranjas, un trocito de jengibre rallado. Se puede agragar papaya o mango.

BATIDO 3: rodaja piña, dos ramas de apio, agua, miel de abeja.

BATIDO 4: kiwi, cinco hojas espinacas, tres hojas de lechuga, miel.

BATIDO 5: media piña, un pepino, agua.



BATIDO 6: una rama apio, un limón, dos manzanas, agua. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todo el mundo puede comentar de forma anónima o con vuestro perfil. Estoy segura de que la mayoría de la gente es responsable y no es preciso moderación. Gracias.