viernes, 17 de febrero de 2017

La bola de nieve



A veces nuestro físico y nuestros gustos no se ajustan. Yo pensaba que ese problema lo tenía sólo yo. Que por estar gorda nunca podría ponerme los vestidos largos de gasa que tanto me gustan, un palabra de honor o unos tacones de aguja que dieran vértigo de mirarlos.

Ahora se que cada uno tiene sus limitaciones, unos estamos gordos, otros muy delgados, otros son bajos otros demasiado altos. Lo importante es saber sacarle el máximo partido posible a lo que somos. Con la expresión "sacar el máximo partido posible" no me refiero a gustarle a los demás, no, me refiero A GUSTARNOS A NOSOTROS MISMOS, a estar bien dentro de nuestra piel.


Un error que yo misma he cometido durante muchos años y que, con frecuencia, veo cometer a otras personas, es que cuando rechazamos una parte de nosotros mismos entramos en una espiral de dejadez que terminamos por abandonarnos del todo. ERROR. Yo ahora no puedo ponerme nos pitillos con un zapato de tacón de aguja porque con mi volumen parecería que voy a quedar clavada en el suelo de un momento a otro pero si me abandono a ese problema terminaré sumándole muchos más.


Por eso sustituyo el tacón de aguja por uno más ancho, pero uso tacón siempre que quiero. Por eso me aliso el pelo, voy a una profesional a arreglarme las cejas, me pongo las camisas con los botones abiertos hasta el pecho, me pinto los labios de rojo...


Pensad cada una en qué es eso qué sí podéis hacer y hacedlo. Yo ya tengo cita en la peluquería para unas mechas californianas. Por muy largo que sea el camino siempre empieza por un paso. Siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todo el mundo puede comentar de forma anónima o con vuestro perfil. Estoy segura de que la mayoría de la gente es responsable y no es preciso moderación. Gracias.