Etiquetas

jueves, 20 de septiembre de 2018

Casi a punto






Mi verano ha sido infinitamente mejor de lo que yo esperaba en lo personal pero también mucho peor de lo que me gustaría para mi proyecto de perder 30 kilos. Como dice mi querida compañera de batallas Pili - en este enlace podéis ver su blog- todo lo que voy a contar a partir de ahora no puede ser ejemplo de nada ni de nadie pero son mis debilidades y creo que tengo que compartirlas, al igual que mis éxitos, si quiero ser honesta:

  • Empecé el verano feliz de mis logros -había bajado 10 kg- y con propósito de enmienda y casi lo consigo... la primer semana.
  • Empecé comiendo pan en las comidas, comida y cena. Y pipas por las tardes. Y galletas para desayunar. Aún así no noté que engordara.
  • Cuando empecé a salir con las amigas me propuse no comer gominolas -sí, a mis 39 años sigo comprando gominolas cuando salgo con mis amigas 😏-y lo cumplí, pero mi chupito de crema de orujo con todas sus calorías no me lo quitaba nadie como si no hubiera bebidas sin azúcar o infusiones con hielo.
  • En agosto empecé a trabajar en un bar, genial, porque así me movía pero claro... tenía los pinchos tan a mano que mal se tenía que dar la tarde para no comer un poco de tortilla, unas croquetas...Un vinito y unos frutos secos al terminar... Con lo que logré controlarme fue con los helados, menos mal. 
  • Las consecuencias de comer mal no se hicieron esperar: estreñimiento, gases, hinchazón, y el vestido que empezaba a apretarme a la altura del pecho primero y de la cintura después. 
Y así llegué a mediados de septiembre y la vuelta a la rutina. Ahora me da miedo ir a pesarme. Pero miedo, miedo. Así que me paso el día ideando estrategias para arreglar en dos semanas lo que he estropeado en dos meses: que si hacer un día a fruta, que si un día a batidos, que si tengo que volver a andar... 
Iré a pesarme la primer semana de octubre, calculo 93...o más. Jo, me siento fatal. Pero ya está hecho. Ahora a pensar en que puedo hacerlo mejor, mucho mejor que este verano y mejor incluso que el año pasado. 
Si alguien más quiere adelgazar y compartir sus experiencias, será genial, juntos es mejor. Os lo digo yo que he encontrado en este blog una herramienta indispensable. Gracias por leer. Hasta pronto. 

miércoles, 18 de julio de 2018

Organización y receta

A ver, organización: tendría que ir a pesarme esta semana pero no voy a ir y en agosto tampoco, conclusión, voy a dejar la tabla de pesos en este punto y a retomarla en septiembre cuando vuelva a la dietista. Yo imaginaba que un año después habría perdido mucho más pero no ha podido ser, a este paso necesitaré 3 años para perder los 30 kilos que me propuse. En cualquier caso perder, aunque sea tan lento, siempre será mejor que ganar. Espero que el próximo intento sea un poco más productivo.
El verano no lo estoy llevando muy bien. Empecé muy motivada pero la motivación ha ido decayendo. Como siempre digo en mi caso la pérdida de peso tiene que formar parte de algo más amplio, de cuidar el conjunto de mi imagen, de mi estado de ánimo, de multitud de cosas. Qué pasa, que ha llegado el verano y yo me miro y me veo con ese bronceado campero a rayas que me ha dejado salir a andar y me comparo con los brondeados playeros y claro, salgo perdiendo. Y luego miro mi cintura. Y luego mi pelo quemado. Y luego... y mi autoestima va decayendo y con ello mis ganas de salir a andar que lo que provoca es que me queme más el sol y mi piel se parezca cada vez más a la de una cebra y así... Afortunadamente no estoy abusando de la comida, intentaré mantenerme. Mantenerme, no pido más. Y en septiembre pido cita en la peluquería, cambio de imagen y a por otros diez kilos. Venga, va.

Llegados a este punto voy a dejar otra receta que me encanta.

  • Canónigos o una bolsa de esas que tienen de todo, lechuga, canónigos y rúcula para mi es perfecta porque me gusta mucho el contraste entre la rúcula y las uvas pasas. Lo arreglo con sal, gotas de vinagre (poco o ninguno en mi caso porque no me gusta) y chorrito de aceite de oliva. 
  • Uvas pasas. 
  • Queso de cabra en rulo que hay que calentar bien en sartén como en la foto bien en microondas. Cuando esté medio líquido se vierte en la ensalada y se da vueltas, muchas, que quede bien mezclado. 

Nos vemos después del verano aunque seguiré leyendo. Gracias a todas por acompañarme en este camino.

jueves, 21 de junio de 2018

Poco a poco






Pensé que habría perdido un poco más, me hacía ilusión ver el 8... no ha podido ser, no importa, otra vez será. Si echamos cuentas pierdo menos de medio kilo a la semana, entre 200 y 300 gr. La verdad es que cuando te pesas es angustioso pero ahora que veo el total estoy contenta, la verdad.

Empecé a escribir mi rutina, qué comía y cuánto andaba pero me resultaba aburrido así que sólo lo haré bajo demanda. Si alguien que lea este pobre blog cree que le podría ayudar que me deje un comentario.
Contaré a modo de resumen que intento comer proteína, verdura y fruta y cenar proteína y verdura. En los desayunos me estoy pasando un poco, la verdad, un dulce cae casi todos los días. El pan en ocasiones contadas aunque si no comiera dulce por la mañana podría comer un poco más. Nunca por las tardes o noches, eso sí.
Y en lo que he mejorado mucho es en moverme. Estoy andando unos 9 kilómetros diarios y voy metiendo minutos de carrera, intento 20 minutos, aunque el otro día debido al calor sólo fueron 10. Así he empezado el verano, veremos qué puedo mantener y qué no.

Hoy traigo una historia mucho más creíble que la de la vez anterior. Yo no dejo de buscar testimonios que me ayuden a confiar en mi y a creer que puedo y que voy a poder. A fin de cuentas ese es el fin de este blog, por un lado recabar testimonios y, por otro, convertirme yo misma en uno. Ojalá.
"La paciencia fue una de las claves del éxito de Natalie, que tardó dos años en bajar los kilos que necesitaba, pero lo hizo disfrutando del proceso"

Volveré a escribir cuando me pese dentro de un mes más o menos.



viernes, 15 de junio de 2018

Comer o no comer. Correr o no correr




Bien, he decidido pesarme el próximo viernes en la dietista. A ver si me hace un hueco. Esa presión me ayuda a controlarme un poco porque pasé dos semanas comiendo sin límites. Más que un problema de cantidad ha sido de calidad. Desayunaba café con leche y churros, merendaba una napolitana de chocolate... El martes decidí coger las riendas. A continuación describo un poco como estoy llevando la semana:

Martes 12: café con leche y yogur con copos de avena/café kaiku (que debe tener todo el azúcar del mundo)/ Una fuente de ensalada y jamón york. Naranja/Dos cafés con leche/Ensalada con palitos de cangrejo y dos yogures. Actividad: Pues 13.800 pasos o 9,3 Km. andando. Esto es aproximado, según la aplicación Pacer. 

Miércoles13 café con leche y yogur con copos de avena/café con leche/Dos huevos cocidos con mayonesa y ensalada con una latita de atún/2 naranjas/cola light/champiñones salteados con gambas (un bote de compra y 8 gambas congeladas). Té con leche. Sin actividad. 

Jueves 14: leche con cereales integrales/te con leche/ dos filetes pequeños de lomo con un pimiento asado. Naranja. Cola light/ Me pasé la tarde comiendo pipas y otra cola/ Dos yogures y cola light. Actividad: 9.400pasos o 6,3km.

Viernes 15: leche con cereales integrales/café kaiku/bocadillo de pan integral con pimiento asado, claras de dos huevos y una lata de atún. naranja/ té con leche y canela/pipas (muy pocas)/ Ensalada con palitos de cangrejo. Un yogur. Actividad: 9.400 pasos o 6,3 km. La novedad aquí es que estuve 20 minutos corriendo. 

Respecto a la comida: 
  • Fruta e hidratos de carbono hasta medio día. 
  • Combinar verdura y proteína. Mi dietista dice que mejor fiambre y ensalada y el yogur de postre pero yo si tengo que quitar algo pues quito lo salado. 
  • Un día he bebido tres botes de cola light y sé que es mucho pero más es una napolitana de chocolate. Si hiciera todo perfecto no me sobrarían 20 kilos. Aunque tengo propósito de enmienda aún estoy en periodo de transición.
  • Cada día pienso en comer un helado, una aceitada, un... pero estoy resistiendo porque no quiero un susto el día que vaya a pesarme. 
  • También me estoy planteando, aprovechando el calor, sustituir alguna comida por fruta, piña o sandía sería ideal y haría un poco de "choque" como dicen en algunas dietas. 
Respecto al ejercicio: pues quiero correr, pero no se si seré constante. Voy a intentarlo. En la próxima entrada veremos a ver si he sido capaz de correr y si he perdido los 700 gramos que me separaban del 91. 

Hasta pronto. 

martes, 5 de junio de 2018

Hasta el agua de los floreros




¿Habéis oído el dicho de "me bebí hasta el agua de los floreros"? Bueno, pues eso llevadlo a la comida y tendréis la descripción perfecta de lo que ha sido mi vida desde el pasado jueves hasta hoy martes.
No se cómo voy a arreglar este desaguisado. 
Este fin de semana tampoco se presenta favorable pero tengo previsto coger después una semana y compensar todos estos excesos. Para hacerlo escribiré lo que como y luego subiré aquí las fotos de lo que escriba. Confío en que el compromiso público sirva de freno. 
Pero bueno, no todo va a ser malo, a favor diré que este domingo me puse una falda de esas que compramos sin que nos valgan "para cuando adelgacemos" y la acompañé con una chaqueta que compré en Reino Unido pero que no había llegado a estrenar porque cuando llegué a España empecé a engordar de forma progresiva. Bueno, eso ya lo conté en esta entrada. 
Volveré en diez días más o menos. 
Hasta entonces mucho ánimo a todas las que paséis por aquí y por favor y muy importante: nunca, nunca tiréis la toalla. 
Un abrazo. 

sábado, 26 de mayo de 2018

Planes para el verano





Me habría gustado celebrar hoy que había perdido 10 kilos pero me han faltado algunos gramos. Aún así estoy contenta. Ha sido un camino largo, con muchos momentos de desánimo, con subidas, con bajadas, con decepciones y con alegrías. Hago hincapié en todo esto porque creo que es importante tener claro dos cosas, la primera que no es fácil, la segunda que es POSIBLE. Y lo digo yo, que llevo toda la vida a dieta y toda la vida gorda, pero que nunca he tirado la toalla y que creo que eso es lo que me va a llevar a los 40 o quizá los 41 años-tengo 39, es decir que tengo claro que esto es un proyecto a largo plazo no una operación bikini-  a verme bien conmigo misma.

Como he venido comentando no podía seguir pagando el dietista pero he llegado a un acuerdo con ella, puedo ir a pesarme una vez al mes por 10 euros. Es caro, pero es asequible y creo que va a provocar en mi la presión que necesito para ser constante. Utilizaré la báscula de casa para orientarme un poco y en la tabla rosa de la esquina reflejaré el peso de la balanza de la dietista que es la "oficial".

Andar, comer poco y evitar el estreñimiento serán mis caballos de batalla. Seguiré dejando una entrada cada semana en el blog porque a mi todo lo que sea entrenar la disciplina me beneficia. 😅

¡Hasta pronto!